Testimonios cómo emigrar a España

Testimonios cómo emigrar a España

Existen muchos testimonios de cómo emigrar a España, ya que este país es uno de los escogidos por muchos inmigrantes del mundo entero.

Conseguir un permiso de residencia o un visado es algo muy importante y primordial. Puede hacerse desde el país de origen a través del consulado español.

Queremos compartirte la experiencia de varios inmigrantes que llegaron a España, el país que les brindó una oportunidad y no la desaprovecharon.

Primer testimonio de cómo emigrar a España

Es la historia del rumano Vasile y la chilena Rosario, que llegaron a España hace más de 18 años. Emprendieron la lucha para iniciar una nueva vida en un país diferente a los suyos.

Rosario llegó con la ilusión de continuar su carrera de arquitectura que había iniciado en su natal Chile. A través de convenios entre la universidad donde estudiaba y el gobierno de España, logró conseguir su visa.

Paralelamente consiguió un permiso para trabajar en una empresa de construcción, pudiendo dedicar tiempo igualmente a sus estudios universitarios en la ciudad de Barcelona.

Pero pronto éste sueño se truncó, ya que la empresa con la que trabajaba se vio afectada por la crisis desatada en el 2008. Debido a esta quiebra inminente la empresa tuvo que cerrar sus puertas y despedir a todos sus empleados.

Nuevo empleo, testimonios de cómo emigrar a España

Sin un trabajo estable para sustentar los gastos para su mantenimiento se vio obligada a abandonar sus estudios. Consiguió otro tipo de empleo de manera inmediata.

En su búsqueda llegó a las puertas de un centro de rehabilitación para adultos para ofrecer sus servicios de limpieza o cuidado de personas mayores. Allí se encontró con Vasile quien trabajaba en este lugar como ayudante de cocina y oficios varios.

Este también tenía truncadas sus ilusiones de tener un trabajo acorde a sus conocimientos como chef. Había emigrado de su país por el desempleo y la crisis financiera y política que desde hace años viene afrontando Rumanía.

Testimonios de emprendedores que buscaron emigrar a España

De inmediato surgió empatía y los unió en una amistad de fraternidad y ayuda en la lucha por la supervivencia. Más adelante se convertiría en una relación más consolidada y decidieron compartir sus vidas en un piso en el centro de Barcelona.

Los dotes de emprendedor de Vasile, junto con el empuje y las ganas de trabajar de Rosario no se hicieron esperar. Se les presentó la oportunidad de su vida.

Les ofrecieron un restaurante en quiebra en uno de los lugares más emblemáticos y visitado por locales y turistas. Ellos supieron sacar provecho a una debilidad por la que estaba pasando el sector de la hostelería. Vieron en un restaurante en inminente cierre la oportunidad de iniciar su propio negocio.

El aporto sus habilidades como chef y ella reinventándose en las habilidades de administradora innatas en ella.

Han demostrando que se puede salir adelante, siendo uno de los testimonios de que emigrar a España a trabajar no es imposible.

La historia de Mateo y Catalina es muy diferente a la anterior.

Fueron días duros de lucha y esfuerzo que incluso se vieron amenazados nuevamente en la época de pandemia, confinamiento y restricciones. Ni siquiera éste monstruo pudo con ellos y en éste momento es uno de los restaurantes más conocidos, prósperos y visitados de la zona.

(Puedes seguir leyendo: Qué es permitido llevar en maleta de mano)

Segundo testimonio

Ellos son una pareja de argentinos que han vivido su vida entre su natal Argentina e Italia, país al que pertenecieron sus antepasados. Por las relaciones existentes entre los dos países ellos como argentinos gozan de esa doble nacionalidad.

Esta pareja de empresarios sostuvieron sus negocios durante años, a la par de la crianza de sus hijos, quienes estudiaron en ciudad de Córdoba, Argentina.

quienes tuvieron oportunidad de terminar sus estudios de secundaria en la ciudad de Córdoba, pero como jóvenes de ambiciones, vieron en España una oportunidad para iniciar su vida como estudiantes universitarios y más adelante se visualizaran como unos exitosos profesionales, con el apoyo de sus padres.

Mateo y Catalina sintieron que ya ellos habían pagado el precio por el esfuerzo y trabajo y con una jubilación que les dio para vivir cómodamente sin ningún apuro económico, decidieron radicarse en la ciudad de Valencia con un permiso de residencia para vivir, disfrutar de la vida ya retirados del mundo de los negocios y apoyando a sus hijos para forjarles un futuro tranquilo.

(También te puede interesar: CÓMO responder a las PREGUNTAS de agentes de MIGRACIÓN en el AEROPUERTO)

Jóvenes con aspiraciones

Sus hijos estudiaron en la ciudad de Valencia, siendo testimonio que sí se puede emigrar a España y cumplir sus sueños. Mientras tanto Mateo y Catalina disfrutaban la vida recorriendo y conociendo el mundo al otro lado de su natal Argentina.

Tras 10 años de ésta importante decisión, sus hijos Loreta y Esteban son hoy en día unos exitosos profesionales que recorren todo Europa en el ejercicio de sus labores.

Ellos creyeron que España abre puertas a los inmigrantes que vienen a trabajar, estudiar y vivir la vida pleni y por eso lo lograron.

Tercer testimonio

El tercer testimonio lo cuenta Farid, un inmigrante marroquí que emigró de Rabat su ciudad natal, huyendo de la pobreza y la falta de oportunidades que en su país pudo encontrar.

Llegó a España, tratando de rebuscarse la vida a través de trabajos rudos y enfrentándose a las desigualdades sociales. Fueron muchos días, meses o quizás años de lucha y desesperanza por sus condiciones de vida. Sin embargo gracias al tesón y la necesidad de salir adelante, buscó la orientación que ofrecen los servicios sociales en el acompañamiento a esta población tan vulnerable.

No fue fácil adaptarse a una sociedad con una cultura tan diferente a la suya, pero gracias a la ayuda de mucha gente que fue encontrando en el camino, Farid logró cumplir con todos los requerimientos que la Ley española exige para obtener su residencia legalmente y para poder incorporarse y vivir en este país tan maravilloso que le abrió las puertas.

Tres años después de una lucha por sobrevivir, logró conseguir un contrato de trabajo a término indefinido en una empresa de construcción, gracias a la experiencia que alcanzó en esos 3 años, desempeñándose en el cargo de pintor de construcciones en donde adquirió la destreza en la mezcla de pinturas, colores y texturas cuyas habilidades las aprendió y desarrolló en el desempeño de su trabajo.

Sus ingresos salariales le ha permitido estabilizar la economía de su familia, que se encuentra en Marruecos y con la que añora reunirse muy pronto.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.